Publicado el

Lo que dice la ciencia para adelgazar

¿Qué estrategia recomienda la ciencia para adelgazar?

Esta es la visión de un químico y apasionado por la ciencia, curioso y escéptico. Interesado por la salud, el cosmos y la tecnología, Luis Jiménez.

Si lo que buscas es una forma de adelgazar, o no engordar, comiendo casi de todo y sin tener que mirar las cantidades, te interesa este libro en donde te explican porqué algunos alimentos pueden engordar y otros no.

El libro está bien, bien redactado, bien estructurado, bien documentado y de carácter divulgativo. Te mantiene entretenido durante toda la lectura ya que poco a poco vas descubriendo lo sencillo que es hacer una dieta saludable.

Cumpliendo con el título, el libro da varias claves para poder adelgazar comiendo, bansandose en las últimas evidencias científicas.

En este libro se analizan los alimentos y la forma en la que debes comer para conseguir hacer una dieta adherente con la que puedas mantener un peso saludable para toda la vida:

Y hoy voy a hablar de «Lo que dice la ciencia para adelgazar» pero estos, son otros libros de Luis Jiménez que voy a leer próximamente y que posiblemente sean igual de interesantes:

Capítulos del podcast hablando sobre Lo que dice la ciencia para adelgazar

Próximos podcast, suscríbete para no perderte ninguno:

Programación de los capítulos del ciclo de Lo que dice la ciencia:

  • Conceptos básicos: 01/07/22
  • Proteínas: 08/07/22
  • Hidratos de carbono: 22/07/22
  • Grasas: 29/07/22
Tabla de contenidos
  1. ¿Qué estrategia recomienda la ciencia para adelgazar?
  2. Capítulos del podcast hablando sobre Lo que dice la ciencia para adelgazar
  3. Programación de los capítulos del ciclo de Lo que dice la ciencia:
  4. Qué voy a aprender en el libro «Lo que la ciencia dice para adelgazar de forma fácil y saludable»
  5. Enorme desinformación en cuanto a dietas y alimentos
  6. Lo que la ciencia dice sobre adelgazar, un libro que me ha impactado y necesito dar a conocer
  7. ¿Cómo es posible que con todos los avances de la ciencia y la medicina no seamos capaces de erradicar la obesidad?
  8. Clasificación de los alimentos a efectos de ver cómo actúan en nuestro organismo
  9. ¿Por qué las dietas no funcionan a largo plazo?
  10. Las proteínas, una buena herramienta en nuestra alimentación
  11. Los carbohidratos simples y compuestos
  12. Cómo actúan las grasas en nuestro organismo
  13. Las grasas, las buenas y las malas y los tipos de grasas saludables
  14. Come nueces sin miedo

Qué voy a aprender en el libro «Lo que la ciencia dice para adelgazar de forma fácil y saludable»

Este libro sobre el que hablo hoy no es un libro para perder peso. Este es un libro informativo sobre obesidad y nutrición que te ayudará a perder peso y convertirte en su propio nutricionista. En él no encontrarás consejos obvios e inútiles como «come menos y haz más ejercicio para adelgazar», sino que conocerás los últimos descubrimientos y estudios científicos, algunos de ellos sorprendentes y menos conocidos, que te darán la oportunidad de combatir.

Podrás ver con claridad la clave para evitar el sobrepeso y cuidar tu salud.

Un libro basado en las últimas investigaciones nutricionales y de salud, totalmente documentado con la bibliografía consultada para haber sacado las conclusiones, y con la que podrás ampliar también tu conocimiento si lo deseas.

Enorme desinformación en cuanto a dietas y alimentos

Para ser conscientes de la desinformación que existe en nuestra sociedad basta con presenciar una conversación en grupo, yo lo veo a menudo entre mis amigas, compañeras, en el gimnasio,…conversaciones sobre cualquier tipo de alimento del estilo: El pan no engorda, el pan engorda. Las grasas son dañinas, algunas grasas son beneficiosas; El azúcar provoca obesidad, el cerebro necesita azúcar para funcionar; Las proteínas desarrollan músculo, las proteínas provocan cáncer; El zumo de frutas es un desayuno sano y previene enfermedades, el zumo de frutas es poco recomendable; Las nueces tienen mucha grasa y engordan, las nueces son un alimento saludable; Los huevos elevan el colesterol y hay que minimizar su consumo, los huevos son un alimento muy completo y sin riesgo.

Y la que más me chirría: «Hay que comer de todo, sin comer en exceso»

¿De verdad hoy en día alguien puede seguir pensando que comer un donuts, unas patatas fritas de bolsa o una galleta de supermercado puede hacerle bien?

Lo curioso es que la ciencia tiene bastantes respuestas para todas estas cuestiones desde hace tiempo, pero nos falta rigor y constancia en su difusión.

Este trabajo da respuesta a las siguientes preguntas sobre dieta saludable:

  • ¿Qué es lo que realmente nos hace engordar y qué nos hace adelgazar?
  • ¿Cuál es la forma más saludable de comer?
  • ¿Qué otros comportamientos influyen en el sobrepeso y la obesidad?
  • ¿Cómo puede perder peso sin esfuerzo y no recuperarlo a largo plazo?
  • ¿Qué significa realmente comer bien?
  • ¿Cómo deben diseñarse y organizarse las comidas?
  • ¿La única forma de adelgazar es comer menos y gastar más?
  • ¿Es la grasa la principal culpable de la obesidad?
  • ¿Aportan los carbohidratos energía limpia?
  • ¿Es malo el exceso de proteínas?

Lo que la ciencia dice sobre adelgazar, un libro que me ha impactado y necesito dar a conocer

Aunque empecé a leer este libro varias veces, siempre con gran interés, no había sido capaz de terminarlo nunca porque me parecía que todo lo que cuenta era tan relevante que necesitaba apuntarlo, memorizarlo y grabarlo a fuego casi sobre mi piel. Me parecía tan interesante que no quería desperdiciar el conocimiento, lo dejaba reservado hasta encontrar el momento de leerlo y poder sacar todo el partido a su contenido.

Hoy lo he terminado, me ha encantado y aunque muchas de las cosas ya las sabía, creo que es bueno remarcarlas y tener un lugar a donde acudir de vez en cuando para revisarlas y no olvidarlas jamás.

Adelgazar y comer de forma saludable puede ser muy satisfactorio y más fácil de lo que piensas si nos olvidamos de las dietas extravagantes y de los consejos anticuados y seguimos lo que dice la ciencia.

El libro me parece una lectura imprescindible para volver a educarnos en la alimentación. Cuenta con una primera parte donde desmonta algunos mitos que se han creado, sobre todo a partir del boom de la cultura de lo light. Luego ofrece las herramientas para poder construir nuestra propia dieta.

No es un manual que recopila recetas, pero sí orienta sobre qué alimentos están asociados con un mayor peso y propone una nueva pirámide alimentaria.

Como en otras publicaciones en este sentido, incide en algo básico: come comida real. No precocinados ni alimentos manufacturados. Comida normal y corriente, lo que ha alimentado a la humanidad durante milenios. Así te aseguras, en esencia, que sabes lo que te estás metiendo en el cuerpo. No demoniza en absoluto, pero sí advierte que si quieres mejores resultados debes prescindir más de según que cosas.

Por lo demás, me parece una lectura fácil. Se lee en un par de ratos. Creo que está bien fundamentado y valoro que no busque ser dogmático en sus afirmaciones. Si te interesa el tema, y si estás leyendo este artículo intuyo que sí, es una buena referencia a tener en cuenta.

Así que en este artículo de hoy voy a resumir lo que me ha parecido más interesante de este libro, pero te recomiendo que lo leas porque te ayudará a cambiar tu visión sobre para qué sirve comer, por qué engordamos y qué debemos hacer para mantener un peso adecuado a nuestro cuerpo.

¿Cómo es posible que con todos los avances de la ciencia y la medicina no seamos capaces de erradicar la obesidad?

Esto nos llevaría a pensar que alguna de estas cosas está pasando:

1. Algo está cambiando la naturaleza humana y, en concreto, en la forma en la que nuestro cuerpo procesa los alimentos y obtiene energía de ellos.

2. Todo el mundo se está volviendo glotón, vago e inconsciente, y sólo piensa en comer.

3. Algo estamos haciendo mal y hay algún error en los conceptos y directrices que se siguen mayoritariamente desde hace años.

Los estudios más recientes parecen confirmar este tercer supuesto, empujándonos a pensar que existen paradigmas alimentarios que ya va siendo hora de derribar.

Clasificación de los alimentos a efectos de ver cómo actúan en nuestro organismo

Tomate natural triturado
Información nutricional

Estos son los macronutrientes principales que podemos encontrar en los alimentos: Grasas, proteínas y carbohidratos y agua.

Aunque con menor detalle, los micronutrientes o sustancias que, están también presentes en los alimentos, lo hacen en cantidades mucho menores pero no por ello son menos importantes, ya que a menudo son esenciales para el adecuado funcionamiento de nuestro organismo. Las vitaminas, la fibra o los minerales son algunos de estos compuestos.

No es la forma a la que estamos más habituados a clasificar la comida , ya que solemos clasificarlos en familias relacionadas con su naturaleza y origen, tales como la pasta, las verduras, la carne, el pescado o los lácteos.

¿Por qué las dietas no funcionan a largo plazo?

Si un médico prescribe a un paciente con sobrepeso comer menos y hacer más ejercicio, simplemente no está ejerciendo la medicina. Para decir eso no hace falta estudiar un montón de años de fisiología y endocrinología y pasar otro largo periodo de prácticas para especializarse.

Es más razonable pensar que una persona obesa come más de lo que gasta porque su organismo se lo está pidiendo (mediante el instinto más poderoso y terrible de la naturaleza, el hambre) y que lo hace porque algo no funciona adecuadamente. Posiblemente es un agente externo a nuestro cuerpo que sea el origen de todo el problema. Un factor que puede estar desequilibrando el correcto rendimiento y el equilibrio energético-alimenticio.

En el libro el autor demuestra que dicho factor está relacionado con el índice HEI, es decir, con la “calidad nutricional” de lo que comemos.

El autor defiende con la base en infinidad de estudios que el cuerpo humano no asimila igual las calorías de los alimentos y que depende de la composición de los alimentos.

La base de su preocupación es la idea extendida de que para adelgazar hay que consumir menos calorías sin dar importancia a la procedencia de las mismas.

Así que como idea revolucionaria en el libro se empieza a demostrar que comer menos y gastar más no lleva a adelgazar necesariamente y menos a mantener el peso a largo plazo.

¿Quieres bajar de peso sin dieta?
Consejos para adelgazar sin hacer dieta.

Tres ideas a tener en cuenta que debes aprender y que cambian los esquemas de lo que crees que te ayuda a adelgazar:

  • Comer menos no es una estrategia eficaz a largo plazo para perder peso y hacer más ejercicio tampoco.
  • El comer más podría ser un síntoma, no la causa del sobrepeso.
  • La causa de la obesidad y del comer más está relacionada con la “calidad nutricional” de los alimentos

Las proteínas, una buena herramienta en nuestra alimentación

Desmitificar el desprestigio de las proteínas

A pesar de que las proteínas son las unidades esenciales de cualquier forma de vida, durante los últimos años su prestigio se ha ido deteriorando y su consumo se ha ido reduciendo de forma progresiva. Por un lado, es probable que hayan sido víctimas colaterales de la guerra anti-grasas y pro-carbohidratos.

Como personalmente soy una defensora de las dietas con bastante proteína ya que sacian mucho y son alimentos que me gustan me pararé un poco en este capítulo del libro.

No hay motivos que lleven a pensar que la proteína que proviene del pescado sea perjudicial, solo debes evitar peces grandes por la alarma actual sobre estos por la acumulación de mercurio, pero hay tantos pescados que puedes comer que no tienes excusa para rechazar este tipo de proteínas.

Por otro lado tienes las carnes blancas como el pollo, el pavo o el conejo, sobre las que no recae ninguna duda de que sean dañinas.

Y en lo referente a la carne roja, que está relacionada con el cáncer de colon, los resultados de las últimas investigaciones no son en absoluto concluyentes ni permiten tomar decisiones drásticas para su restricción, ya que no se han encontrado evidencias sólidas de que la elevada ingesta de carne pueda causar un aumento significativo en la frecuencia en este tipo de cáncer, porque o no se encuentra correlación, o la que se encuentra es muy débil.

En concreto, la carne roja parece salir totalmente inocente de este escrutinio sistemático y es en el caso de la carne procesada donde los resultados son poco precisos e incluso dudosos.

Otra acusación popular contra las proteínas es que pueden sobrecargar los riñones. El origen de esta idea es una antigua práctica médica que se utilizaba en algunos casos de disfunción renal. Se pensaba que una dieta baja en proteínas podía aliviar y solucionar los síntomas, pero hoy en día se duda de la efectividad de este tratamiento. Por otro lado, no se han encontrado evidencias de relación entre la cantidad de proteínas en la dieta y la aparición de problemas renales, por lo que una persona sana con riñones normales no tiene que tomar ninguna medida restrictiva ya que no le harán ningún daño. De hecho, algunos estudios recientes incluso concluyen de nuevo lo contrario: que una forma de evitar la pérdida de eficacia habitual de los riñones debido a la edad es aumentando el consumo de proteínas.

En definitiva, aunque llevamos tiempo escuchando cosas no precisamente agradables de las proteínas animales, especialmente las provenientes de carne de mamífero, la ciencia poco puede decir en su contra.

Quizás los productos cárnicos procesados podrían generar alguna desconfianza si se comen en grandes cantidades, por lo que el sentido común y la moderación pueden ser las recomendaciones más razonables para decidir sobre su consumo, sin tampoco tener que llegar a la restricción radical ni al exceso de precaución de épocas y políticas ya pasadas.

Son buenas las proteínas
¿Me puede dañar el riñón tomar muchas proteínas?

Para qué son buenas las proteínas

Una dieta con alta cantidad de proteínas en fase de adelgazamiento, evita que perdamos tanto músculo como perderíamos si hacemos una dieta basada en hidratos de carbono.

Una ingesta mayor de proteínas reduce e incluso evita la pérdida de tejido magro y además permite disponer de materia prima en abundancia (aminoácidos) para regenerar, desarrollar y potenciar nueva masa muscular .

La funcionalidad fisiológica de las proteínas, o dicho de otro modo, sus aplicaciones prácticas en nuestro organismo, son innumerables y de importancia vital.

Estas serían algunas de las principales:

  • La más conocida es la función estructural, ya que son la unidad básica de los músculos, los tejidos y la piel.
  • Las enzimas son un tipo de proteínas que catalizan y modulan infinidad de reacciones químicas fundamentales que suceden continuamente en nuestro cuerpo y que sin ellas no sucederían.
  • Algunas hormonas (como por ejemplo la insulina o la melatonina) son proteínas que actúan como mensajeros químicos y que regulan numerosos procesos metabólicos.
  • Las inmunoproteínas (por ejemplo la inmunoglobulina) son compuestos que nos protegen de agentes externos, uniéndose a ellos y desactivándolos.
  • Las proteínas transportadoras (por ejemplo la albúmina) se combinan con otros nutrientes como las vitaminas o los minerales y los transportan y regulan su flujo a la sangre o las células.
  • Algunas proteínas (como por ejemplo la hemoglobina) realizan una función tampón o de mantenimiento de pH, impidiendo los grandes cambios de acidez de fluidos vitales como la sangre.

Las proteínas nos ayudan a regular la sensación de saciedad

La saciedad, al igual que el hambre, no es más que una respuesta cerebral modulada por múltiples factores que todavía no se conocen en su totalidad. Se sabe que algunas hormonas juegan un papel muy importante y aunque los modelos metabólicos que la explican todavía se están identificando y perfeccionando, los estudios ya han mostrado en muchas ocasiones la notable capacidad saciante de un alimento natural y accesible: las proteínas.

Comiendo la cantidad suficiente aumenta la sensación de plenitud, disminuyen los antojos y las ansias por comer y se produce una ingesta menor de alimentos, que repercute positivamente en el balance energético final.

Parece que las proteínas son capaces de “reajustar” el sensor de hambre y saciedad a niveles menores y más alineados con las necesidades energéticas reales, favoreciendo el funcionamiento de hormonas específicas.

Aunque durante la digestión de proteínas también se segrega insulina, no ocurre de forma abrupta y exagerada como en el caso de los carbohidratos refinados, por lo que no se produce la misma situación.

No hay sobre almacenamiento de energía, ni el bloqueo de la utilización de grasas como combustible que sucedía en aquel caso. El motor funciona con normalidad.

En dónde podemos encontrar las proteínas

Como valor añadido, los alimentos naturales que contienen proteínas, tanto las carnes como el pescado, los huevos, los lácteos, las legumbres, los frutos secos o, en menor medida, los vegetales y las frutas, además de dichas proteínas aportan gran cantidad de vitaminas y minerales de todo tipo que nuestro cuerpo absorbe con facilidad (no como en el caso de algunas vitaminas y minerales añadidos a alimentos procesados) y que son importantísimos para mantener una buena salud.

Así que no sólo debemos convencernos de su consumo para disponer de los aminoácidos que construyen nuestro cuerpo, sino también por ser una fuente magnífica de todo tipo de nutrientes esenciales.

Como resumen de lo bueno y lo malo de las proteínas y rompiendo mitos podemos decir:

  • Las proteínas animales provenientes de aves y pescado son muy saludables.
  • La relación entre la mortalidad y la ingesta de carne roja y procesada es muy limitada, especialmente en cantidades moderadas.
  • La ingesta de las proteínas que son necesarias no causa ningún problema a la salud.

Claves para saber más sobre los alimentos y la nutrición:

  • Los carbohidratos de rápida digestión desequilibran nuestro organismo
  • Los carbohidratos de lenta digestión son la opción más saludable
  • Las proteínas sacian y reconstruyen nuestro cuerpo
  • Hay grasas saludables y muy necesarias

Los carbohidratos simples y compuestos

Los carbohidratos se encuentran en los alimentos principalmente en forma de azúcar o almidón, por ello están presentes en aquellos formados por plantas (o que tienen alguna parte de éstas en su composición).

En los alimentos de origen animal prácticamente no hay carbohidratos, excepto cuando se han fabricado industrialmente y se han añadido durante el proceso.

Los vegetales, verduras y frutas los albergan en cantidades modestas, las últimas en algo más de cantidad por la mayor presencia de azúcares, que les dan el sabor dulce, pero casi siempre en cantidades menores al 20% en peso.

Las legumbres secas llegan al 50% de carbohidratos en su composición.

Carbohidratos saludables, los hidratos compuestos

Las fuentes naturales más ricas y saludables de carbohidratos son las frutas, las verduras y los vegetales, y normalmente cuanto más dulces saben, más rápido se digieren y mayor IG presentan, ya que suelen contener más azúcar.

Seguramente los vegetales y las frutas que podemos comprar en las tiendas actualmente han sido cultivados y mejorados de forma selectiva durante muchas generaciones y son bastante más generosos en azúcar y agradecidos en sabor que los que nuestros antepasados podían recolectar en el mejor de los casos, pero incluso con esa glucosa o fructosa de más, la absorción sigue siendo mantenida y el comportamiento de nuestras hormonas es mucho más comedido que con los más refinados de forma industrial.

La agricultura nos ha regalado otras opciones interesantes.

Por ejemplo, las legumbres (judías, garbanzos y lentejas) son muy ricas en carbohidratos y su digestión y absorción no causa picos desmesurados de insulina. Son también buenas fuentes de proteínas y otros micronutrientes y según algunos estudios, pueden ayudar a mejorar los niveles de colesterol y triglicéridos, así como otros indicadores relacionados con la resistencia a la insulina y la inflamación

Una excepción a esta gran cantidad de tesoros de la naturaleza son la patata y el maíz, alimentos también de origen vegetal pero que tienen un elevado IG debido a que en su composición predomina el almidón o el azúcar. Por lo tanto, son digeridos con rapidez y provocan oscilaciones bruscas en la concentración de insulina. Algunos estudios incluso llegan a clasificar a la patata entre los peores alimentos para la salud y la obesidad, dada su presencia en nuestra dieta de forma masiva, a menudo mezclada con grandes cantidades de sal y con las grasas trans de los procesos de fritura industrial.

Por qué los carbohidratos refinados son malos

Los carbohidratos refinados, de rápida absorción o de alto índice glucémico, azúcares como a las harinas de cereales, a los cuales se somete a un refinado que elimina “las impurezas”. Estas “impurezas” eran, paradójicamente, las que aportaban valor alimentario, más allá del energético: Fibra, vitaminas, minerales, antioxidantes… A pesar de todo, la mayor parte de ellas se extraen sin piedad mediante procesos físicos y químicos hasta dejar los carbohidratos prácticamente “puros”. Como resultado, al final de la producción se obtienen alimentos con valores superiores al 60 o el 70 % de carbohidratos, de muy rápida absorción.

Comemos carbohidratos refinados, los dividimos en moléculas de glucosa, las absorbemos, inundan nuestra sangre y nuestro páncreas segrega una buena cantidad de insulina para metabolizarla y hacerla desaparecer, es decir utilizarla para la generación de energía y almacenarla para su uso futuro.

De los hidratos de carbono a la grasa

Parte de esta glucosa se deposita en músculos y tejidos en forma de glucógeno, que podrá ser utilizado de forma inmediata cuando haga falta. Y otra parte acaba en el hígado, el órgano que lidera los procesos metabólicos de nuestro cuerpo, y que le da dos fines bien diferentes: Almacenarla como glucógeno o transformarla en grasas.

Y así, empezando por el azúcar y el almidón, hemos llegado a la grasa que se almacenará en nuestros michelines, glúteos o dondequiera que se concentre la grasa corporal.

Las hormonas que regulan nuestro apetito

La insulina no es la única hormona que juega un rol esencial. Hay una larga relación de otras hormonas, también encargadas de regular el funcionamiento de células y procesos en la digestión y gestión de la energía: Leptina, ghrelina, glucagón, adiponectina, PYY… secretadas por diferentes órganos, tienen una enorme relevancia y multitud de funciones, aunque muchas de ellas hemos empezado a entenderlas y conocerlas recientemente.

La saciedad es una de las variables especialmente importante y con la que están estrechamente relacionadas las hormonas. Numerosos estudios han comprobado que altas concentraciones de algunas de ellas (leptina, GLP-1, PPY) o bajas concentraciones de otras (ghrelina) se relacionan con una mayor sensación de saciedad. Por lo tanto, podría decirse que estas variaciones de concentración forman parte de nuestro “termostato energético”, es decir, del sistema que se encarga de empujarnos a comer o a dejar de hacerlo.

Alimentos naturales vs procesados: Una caloría no es una caloría

Las conclusiones , siendo conscientes de que los alimentos naturales actuales probablemente son muy diferentes a los que se podían obtener y recolectar de la naturaleza de hace miles de años, queriendo ir todavía más allá podemos decir que la industria alimentaria ha creado nuevos productos que no se parecen a nada a lo que podríamos obtener de la tierra o de los animales, con dos características metabólicamente perniciosas: Su alto contenido de carbohidratos de rápida absorción y sus aspectos, texturas y sabores diseñados para que nuestro cerebro los desee de forma intensa y compulsiva.

Nuestro cuerpo, diseñado durante decenas de millones de años para obtener energía y nutrientes de aquello que tenía a su alcance, no parece estar capacitado para responder de forma óptima a estas propuestas. Como consecuencia de esta invasión de componentes nuevos y en cantidades para las que no está preparado, se modifican sus parámetros bioquímicos de referencia para la autorregulación energética correcta y se focaliza en la acumulación y el almacenamiento sistemático, como si se estuviera preparando continuamente para una situación de necesidad o de ayuno sin fin.

Por su lado, nuestro cerebro genera las señales coherentes con esta indeseada situación y que empeoran aún más su evolución: Apetito continuo y somnolencia (por concentraciones inoportunas de algunas hormonas, sobre todo después de las comidas), cansancio, debilidad y falta de energía (debido a la dificultad para explotar metabólicamente de forma adecuada las fuentes de energía disponibles), etc.

Tras leer esta parte del libro (PRINCIPIO 1: LOS ALIMENTOS ALTAMENTE PROCESADOS DESAJUSTAN NUESTRO METABOLISMO), he visto claramente que “una caloría NO es una caloría”, y que una dieta basada únicamente en un balanceo de calorías regulando la ingesta y el gasto mediante actividad y ejercicio no es la solución para mantener nuestros kilos a raya.

He podido comprobar las calorías que nos llegan desde algunos alimentos traen asociados unos efectos secundarios que son tanto o más importantes que el valor calórico que contienen.

Cómo actúan las grasas en nuestro organismo

Las grasas NO son las culpables de la obesidad.

En las dietas bajas en grasas, en las que se sustituyen las grasas saturadas por carbohidratos (por ejemplo, por pan, arroz, pasta o patatas, comida que solemos considerar “más limpia”), los beneficios brillan por su ausencia. Más bien al contrario, en numerosas ocasiones el efecto conseguido es el inverso, los niveles de triglicéridos se disparan y las enfermedades cardiovasculares, se mantienen o incluso aumentan.

  • No son el factor clave que nos hace engordar.
  • A largo plazo, las dietas bajas en grasas no son eficaces.
  • Los estudios no confirman que el resto de grasas sean poco saludables, excepto las grasas trans o hidrogenadas.
  • Los alimentos light no sirven para adelgazar.
  • Sustituir las grasas por carbohidratos refinados no ayuda a perder peso a largo plazo.
  • Las dietas altas en carbohidratos refinados se relacionan con diversas enfermedades.
  • Los jarabes de maíz son especialmente poco saludables.

Comiendo grasa se acumula grasa. No hay paradigma alimentario más arraigado que este, porque su lógica parece aplastante: La grasa que como pasa por mi boca, por mi estómago y termina en mis michelines. ¿Qué más pruebas hacen falta? Si las estrategias anti-grasa de los últimos años han fallado debe ser porque la gente no tiene la fuerza de voluntad suficiente para dejar de ingerir este energético nutriente. ¿Acaso puede haber alguna otra razón?

Como hemos visto en páginas anteriores, el modelo de “caja hueca con energía que entra y que sale” no es aplicable a nuestro cuerpo, no puede haber concepto más equivocado.

Una prueba evidente de que la idea “comiendo grasa se acumula grasa” tiene poco valor científico y operativo nos la aportan las estadísticas. El porcentaje de calorías que se obtiene de las grasas no ha hecho más que reducirse durante los últimos años en los pueblos occidentales, pero la obesidad ni siquiera se ha desacelerado. Como hemos comer menos grasas no ayuda a perder peso. Su relación con las enfermedades cardiovasculares, excepto en el caso de las grasas hidrogenadas, no queda clara en los últimos y más rigurosos estudios.

Entonces, ¿qué debemos hacer? ¿Hay que comerlas? ¿Las seguimos evitando, por prudencia?

Vamos a conocer un poco mejor lo que nos aportan los ácidos grasos, que es su nombre correcto (aunque seguiremos llamándolas grasas, por familiaridad), y posteriormente veremos qué dicen los estudios para poder tomar las decisiones adecuadas.

La principal aplicación de la grasa que comemos, la que encontramos en los alimentos, es su uso como combustible para la obtención de energía. La comemos (normalmente en forma de triglicéridos, colesterol y fosfolípidos), la digerimos y absorbemos mediante complejas reacciones químicas en las que intervienen multitud de componentes, la almacenamos dentro de las células y posteriormente la “quemamos” para obtener la energía que nos aporta vida.

Además del aporte energético, a nivel estructural las grasas proporcionan aislamiento térmico y protección física y mecánica a diversos órganos.

Y a escala microscópica, las grasas también cumplen otras importantísimas funciones. Por ejemplo, forman parte de la membrana de las células, la que regula la entrada y salida de nutrientes y modula el flujo compuestos que hacen posible la actividad celular y biológica.

Las grasas también disuelven las vitaminas liposolubles, y juegan un importante papel en temas como el control de la inflamación o el intercambio de iones.

Su carencia tiene graves efectos sobre la salud.

Si este macronutriente se retira totalmente de la dieta se produce un retraso en el crecimiento, dermatitis, lesiones renales y muerte prematura.

Las grasas, las buenas y las malas y los tipos de grasas saludables

Las grasas trans e hidrogenadas son malas y salvo estas, solo podemos hablar de grasas saludables.

Las grasas saturadas

Empecemos por las grasas más desprestigiadas.

Las grasas saturadas realmente están formadas por diferentes tipos de ácidos grasos, tales como el ácido palmítico, el ácido láurico, el ácido esteárico y el ácido mirístico, y se cree que diferentes proporciones de cada uno puede tener efectos diferentes en los indicadores de riesgo cardiovascular.

Si comes alimentos naturales, comerás grasas y lo más probable es que no tengas ningún problema de salud por ello, porque las comerás en la proporción apropiada y desde la fuente más adecuada. Como hemos visto al hablar de las proteínas, es importante comer carne de todo tipo, prioritariamente de aves. La carne de buey, de vaca, de ternera, de cerdo y la de aves, todas ellas, tienen grasas saturadas, pero en cantidades moderadas, entre un 5 y un 10% en peso. Ocurre igual con los productos lácteos enteros, también contienen grasas saturadas, pero si se toman con sentido común y moderación (una o dos raciones al día), no tienen por qué ser negativos.

Los últimos estudios no encuentran una relación clara entre la ingesta de lácteos y la mortalidad de cualquier tipo.

La grasa que todo el mundo acepta que es buena : la grasa monoinsaturada

El segundo de los tipos de grasas, las grasas monoinsaturadas, las podemos encontrar en los aceites vegetales o en las nueces, pero también en carnes, pescado y lácteos de todo tipo, mezcladas con las saturadas.

Esta clase de lípidos debería acompañarnos en cada una de nuestras comidas ya que los últimos estudios no hacen más que encontrarles propiedades beneficiosas: Protección contra la obesidad, el cáncer, contra enfermedades cardiovasculares, contra el síndrome metabólico…

Puedes ir olvidando la inútil guerra anti-grasa de todos estos años, es momento de considerar una botella de aceite vegetal como oro líquido para su salud. Busca cualquier oportunidad para utilizarla, como aliño, para hacer salsas, para saltear, para freír (sin dejar que se queme para evitar que se formen compuestos cancerígenos)…

Puedes seguir cocinando los alimentos a la plancha o al vapor, pero no tienes por qué hacerlo si deseas alimentarse de forma equilibrada y saludable. Es probable que sea complicado cambiar el tabú de las grasas en las comidas, tenemos tan arraigada la idea de “cuanto menos, mejor”, que inconscientemente diseñamos nuestras recetas y platos utilizándolas al mínimo. Es momento de volver a pensar en recetas sabrosas y apetecibles, en las que el aceite no sea solo algo recomendable, sino incluso imprescindible. Es contra-intuitivo, pero es lo que dice la ciencia.

Solo tres consejos para vivir saludable
Solo estos tres consejos saludables

La grasa poliinsaturada

El tercer tipo de grasa también se ha ganado la simpatía de numerosos expertos. Los ácidos grasos poliinsaturados, entre los que están los muy conocidos ácidos omega 3 y 6, destacan precisamente por la notable relevancia mediática que han logrado durante los últimos años.

La fuente más directa de ácidos omega 3 y 6 es el pescado azul y en el mundo vegetal las más habituales son las nueces y el lino. La razón para encontrarlos como añadidos en cualquier lugar del supermercado o como suplementos en todas las tiendas de dietética son los diversos estudios en los que se ha confirmado su capacidad para reducir las enfermedades cardiovasculares (3). Aunque los resultados son significativos y merecedores de ser tenidos en cuenta, hay que aclarar que tampoco son milagrosos, en el mejor de los casos se calcula que por cada 5% de energía que se ingiere mediante ácidos grasos poliinsaturados, el riesgo podría descender un 10%. Y algunos meta-análisis no han podido encontrar beneficio alguno, así que todavía queda bastante por demostrar.

La industria alimentaria ha querido sacar partido de estos resultados y explotar estas propiedades, inundando el mercado con los llamados alimentos funcionales. Estos alimentos contienen componentes añadidos (como por ejemplo, los ácidos omega-3) que pretenden mejorar la salud o evitar enfermedades, pero de momento son poco más que productos bastante normales y notablemente más caros, porque no se ha demostrado su efectividad en ningún estudio riguroso.

Come nueces sin miedo

No hay demasiados alimentos cuyos efectos hayan podido ser aislados en los estudios porque es muy complicado dada la flexibilidad y versatilidad de nuestro metabolismo para conseguir sus objetivos, obtener energía y sintetizar compuestos de muchas maneras. Sin embargo, hay una cantidad excepcional de estudios que relacionan los frutos secos, sobre todo nueces, con resultados favorables para la salud.

Kéffir de postre
5. Kéffir con nueces

En primer lugar, se ha observado que no están relacionados con la obesidad, más bien al contrario, ayudan a evitar el sobrepeso. Su bajo índice glucémico y su alta capacidad saciante es probable que tengan mucho que ver.

Por otro lado, las personas que los consumen con asiduidad parecen obtener gran cantidad de beneficios: tienen menos probabilidades de sufrir enfermedades cardiovasculares, diabetes y tienen menos resistencia a la insulina.

La razón de todas estas ventajas reside en que los frutos secos son “paquetes” muy ricos en macronutrientes y también contienen gran variedad de vitaminas y minerales, junto con un alto contenido en ácidos grasos poliinsaturados (sobre todo las nueces). Son, por lo tanto, un alimento realmente valioso.

Las nueces y otros frutos secos pueden añadirse a gran variedad de ensaladas y guisos, pero sobre todo son una excelente opción para tomar entre las comidas principales, por ejemplo a media mañana o por la tarde, acompañadas por ejemplo de jugosas frutas, pues son muy eficaces para aliviar el apetito y los antojos.

También son una muy buena opción como postre, pueden ayudarle a mantenerse alejado de dulces y tartas; por ejemplo están exquisitas acompañadas por yogur o nata.


Toda esta información la he sacado del libro de Luis Jiménez y te recomiendo que te hagas con un ejemplar y lo pongas en tu mesilla de noche para poder conseguir adelgazar y no volver a subir de peso.

Hasta aquí el programa de hoy pero el tema del libro me ha gustado tanto que dejo pendiente hacer un artículo en el que te hablaré sobre cómo diseñar la dieta perfecta según estas recomendaciones.

¡Avísame cuando se publique!

Quiero que me avises de las nuevas ENTRADAS

¡SUSCRÍBETE GRATIS Y CONSIGUE el Primer Planificador Saludable de MI MODO DE VIDA

¡Lee nuestra política de privacidad para más información.

Publicado el

Restaurantes para comer comida saludable fuera de casa

Restaurantes saludables

Comer en #Madrid de forma saludable y a un precio razonable

El Pucherito, Las tablas Madrid

Cambié las patatas por una ensalada estupenda

La comida excelente (Secreto ibérico, cachopo y carrilleras), el servicio muy atento y pendiente de si necesitábamos algo a pesar de que el sitio estaba a tope y nosotros estábamos en la terraza. El cachopo es muy grande, y mis 3 hijos (son mayores y comen bastante) pidieron 2 raciones para tres. Repetiremos siempre que vayamos a Madrid.

Descarga el menú de El Pucherito

Comer en Madrid: #SanSebastiándelosReyes

Centro Comercial Plaza Norte 2

Casa Carmen en Madrid

Nosotros tomamos secreto ibérico y estaba realmente espectacular. Yo les pedí que me cambiasen las patatas fritas por una ensalada y lo hicieron sin poner ningún problema.

Puedes descargarte el menú de Casa Carmen.

Este restaurante, está muy bien puesto, y lo bueno es que hay varios por Madrid. También tienes uno en Torrejón de Ardoz dentro de Oasiz.

WOK TAO (San Sebastián de los Reyes)

La mejor comida asiática a los mejores precios.

Restaurante de comida oriental estilo bufet con el que podrás elegir los platos más saludables que te apetezcan.

Yo comí a base de navajas, gambones a la plancha, entraña de carne a la plancha y todo ello acompañado con ensalada y con algas preparadas de una forma muy rica y original. De postre fruta variada y muy fresca.

Comer en Madrid: #Torrejón de Ardoz

Donde Eli

Después de la visita al nuevo centro comercial Oasiz, como no habíamos reservado en ningún restaurante por allí de los que nos apetecía, no había sitio, y decidimos ir a Torrejón a uno de los restaurantes con buenas reseñas, y acertamos:

Ensalada de la casa: ensalada con jamón serrano y frutos secos
Para mis hijos entrecot

Aunque es una cafetería pequeñita, tiene terraza, nosotros comimos dentro, y estaba todo muy bueno. Era fin de semana y estaba todo tranquilo y con poca gente. Una ensalada original, y entrecot muy bien preparado. El trato muy bueno y una experiencia agradable.

Secreto Ibérico

Comer en La #Coruña de forma saludable y a un precio razonable

O lagar de Jose – La Coruña – polígono de la Grela

El sitio está mono y tiene reservados muy acogedores y amplios. Fuimos a comer un fin de semana un grupo de 8 amigos, casi no había gente por ser un restaurante en el polígono de la Grela con más ajetreo durante los días de semana) y la comida estaba muy buena y bien presentada.

Publicado el

Cómo conseguir que toda la familia coma saludable

Whole 30 y comida saludable en familala familia coma saludable

Lecciones clave de «Todo comienza con la comida»

Cuando alguien me preguntó hace poco si podía elegir UN libro que me hubiese impactado dramáticamente en el curso de mi vida, elegí este: «It Starts with Food» de @melissau , la creadora del programa @whole30.

Cuando me hablaron de él, lo conseguí rápidamente por internet en Amazon, y lo devoré en un viaje a la playa con mi familia.

A la semana siguiente de haberlo acabado, reflexioné para ver si sería capaz de hacer yo sola una Whole30, sin ayuda, solo con el libro, y busqué fecha en el calendario para empezar. La Whole30 es un programa alimenticio que te recomiendo no comer ciertos alimentos durante una temporada (30 días) para que puedas evaluar cómo afecta positivamente en tu organismo no comerlos.

Cumplí con mis 30 días de restricción Whole30 y con los días de adaptación posteriores. Y una vez finalizada mi Whole 30, 30 días duros para qué mentir, con su proceso de adaptación después, me di cuenta de que toda la familia comiese saludable, estaba solo en mi mano, y que yo iba a poner todo el empeño en conseguir que mi familia comiese saludable, que mi objetivo sería que su nutrición se basase solo en comida real y natural con procesados buenos.

Libro It starts with food, Las bases sobre el método Whole 30.
Cómo puedo hacer una Whole30, yo te cuento en español todo lo que dice este libro sobre la dieta «programa» Whole 30.

Te preguntarás cómo sabía yo qué eran procesados buenos y qué podíamos realmente comer

Este conocimiento sobre la calidad de los alimentos ya lo había comenzado yo desde hacía años leyendo mucho mucho sobre nutrición y vida saludable, pero el saber ciertamente cuáles eran alimentos correctos para la nutrición familiar, fue un conocimiento conseguido durante y gracias a mi Whole30, ya que con ella aprendí cuáles eran los alimentos que me hacía bien, y los que sentaban mal a mi organismo y me dejó muy claro qué era lo que no debía comer.

Adaptación familiar a una alimentación saludable

Dos meses después de mi Whole30 pasamos a comer en casa solo comida real y saludable.

Si tu quieres empezar a comer saludable e involucrar a toda tu familia, no te recomiendo una transición rápida ni tajante.

Puedes leer a continuación cómo fuimos introduciendo una alimentación real, baja en alimentos inflamatorios, progresivamente.

Así es cómo pasamos en casa a hacer una dieta guiada por la Whole30

  • Selecciona los alimentos que compras de forma inteligente: Fui reduciendo poco a poco de la lista de la compra alimentos que marqué como no permitidos. Al principio lleva mucho hacer la compra, pero después ya la haces tan mecánicamente como la hacías antes. Yo compro online para acabar antes, y tengo la opción de sacar lista de alimentos que compro habitualmente:
  • Acaba los alimentos que no quieres comer y no los vuelvas a comprar: Fuimos consumiendo progresivamente a lo largo de las semanas los alimentos que había en casa que no estaban permitidos en la Whole30 como por ejemplo pasta, salchichas, salsas con azúcar añadido, galletas, aperitivos ultra-procesados, platos preparados, pizzas, panes diversos, refrescos 0% (refrescos con azúcar nunca hubo), alcohol, postres lácteos con azúcar, cereales con azúcar para el desayuno y Cola Cao.
  • Cereales y aperitivos: Los niños empezaron a notar que faltaban cosas que comían habitualmente, (y que les gustaban), protestaron algo, pero poco a poco fueron sustituyendo esos alimentos procesados por otros más saludables como frutas, aperitivos saludables como aceitunas o almendras, frutos secos, jamón serrano, yogures naturales, …
  • Cerveza: Mi marido y yo también empezamos a echar de menos una cerveza de vez en cuando, así que compré cerveza sin alcohol, ya que la cerveza sin alcohol por su composición es totalmente natural y saludable.
  • Lácteos: Aunque la Whole30 no permite consumir lácteos, en casa nunca hemos notado que nos sentase mal, así que aunque restringí bastante el consumo de leche seguimos tomando yogures y queso. La Whole30 te aconseja que hagas tu propia lista de alimentos según lo que tu consideras que te sienta bien o te sienta mal, y los yogures, el kéfir o el queso son comida real y nos sienta bien.
  • Legumbres: Y otro de los alimentos que me gustaría comentar, porque aquí hemos tenido diversidad de comportamiento en la familia, son las legumbres. A mi no me sientan bien, las legumbres son bastante inflamatorias y mi organismo no las digiere bien, me provocan muchos gases y me hinchan. Al resto de la familia, depende. Depende de qué tipo de legumbre y de cómo esté cocinada. Si preparo legumbres las hago de la forma más natural, es decir cocidas con especias (comino) y después de que hayan estado a remojo. Utilizo mucho los botes preparados del supermercado de garbanzos que nutricionalmente tienen una etiqueta muy saludable. Mi hijo toma cacahuetes porque le sientan bien y le dan energía y de vez en cuando hago unas lentejas con algo de verdura. Por lo demás no tenemos mucho más trato con las legumbres.
  • Proteínas: Comemos mucha carne de carnicería, es decir sin procesar, huevos cuatro veces a la semana, dos veces a la semana pescado de pescadería, congelado, o en conserva en aceite de oliva, de vez en cuando marisco y mucha verdura fresca, congelada y en conserva y ensaladas variadas. Completamos con fruta, lácteos y frutos secos. Este es el resumen si quieres tener una pauta para empezar la una alimentación basada en comida real.

Parece complicado, ¿Qué gano si hago una Whole30?

Whole30

Los problemas digestivos que me habían afectado toda mi vida desaparecieron.

Dejé de estar hinchada después de la comida, disminuyeron los dolores de cabeza, los dolores en el vientre por gases, la pesadez y sueño tras las comida, me empecé a llenar de energía y de ganas de hacer cosas, perdimos peso (sobre todo mi marido), el acné de mis hijos casi desapareció y me salió un espíritu emprendedor fruto de las nuevas energías y bienestar.  ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀

Tenía que compartir esta experiencia y tenía claro que quería tener un blog. Justo tres meses después empecé mi blog mimododedevida.com

Si nunca has leído este libro, It starts with food, te lo recomiendo encarecidamente. Es una inmersión profunda en la ciencia de la nutrición y qué alimentos podrían estar causando problemas…

¡Pídelo, léelo y no te arrepentirás!

  1. Alimentos que debes eliminar de tu dieta
  2. Alimentos que necesita para nutrirte correctamente
Whole 30 It starts with food

Entradas relacionadas con hacer una Whole30 y basadas en el libro «It starts with food»

1 2 3
Publicado el

Tres desayunos saludables para toda la familia y cargados de energía

Desayunos saludables para toda la familia

Según Aladino 2020, tres de cada 10 niños en España no desayunan todos los días. Y solo un 20,1% incluye fruta fresca en el menú.

La ausencia de un desayuno sano en nuestra rutina alimentaria está asociada a un riesgo mayor de obesidad. Si bien es cierto que desayunar puede ser un plato necesario para muchas personas, la mayoría de la gente hace unos desayunos bastante poco saludables.

Como desayuno no valen  unas galletas ingeridas a la carrera de camino al colegio.

Algunas ideas para desayunos saludables es que consumas alguno de estos cuatro tipos de alimentos en el desayuno:

  • un lácteo de entrada
  • un alimento a base de cereales integrales y sin azúcar como avena
  • una proteína
  • y una fruta.

Hoy te muestro 3 desayunos tipo que hago yo y que no requieren mucho tiempo

✔️ Un postre saludable que mejora tu sistema inmunológico.

  • Kéfir hecho en casa
  • Almendras
  • Nueces
  • Arándanos rojos deshidratados

✔️ Fruta y un queso

✔️ Un sandwich de desayuno KETO

Ingredientes:

  • 2 huevos
  • 1 cucharada de plantago
  • 1 cucharada de semillas de lino
  • 1 cucharada de semillas de sésamo
  • Especias: Albahaca (orégano, pimienta o otra especia que te guste)

Modo de preparación

  • Lo bates todo
  • Lo pones en el microondas 1/2 minuto
  • Lo sacas y le pones las lonchas de queso Gouda (o EDAM)  encima
  • Lo metes otra vez en el microondas 1/2 minuto
  • Lo sacas y le pones las lonchas de jamón serrano encima
  • Lo cortas a la mitad y poner una de las mitades sobre la otra para darle forma de sanwich

Aquí tienes sin manchar la cocina y en menos de dos minutos un desayuno keto sin mucha complicación que te dejará saciado y que está buenísimo.

✔️ Si quieres despreocuparte por tus comidas diarias y tener un PLAN SALUDABLE, lo mejor es tener tus menús planificados con platos saludables y basados en comida real: https://mimododevida.com/landing-planificadores/

Qué son los planificadores semanales?

Consigue el primer planificador de Mi modo de vida saludable gratis.

¿Qué encontrarás en la web mimododevida.com?

⭐Apúntate a los planificadores semanales y consigue:

✔️Un planificador de comidas saludables semanal

✔️Un plan de ejercicio diario en el que vas a poder hacer en casa ejercicio con clases dirigidas sin perder el tiempo en seleccionar los vídeos

✔️Una web para aprender a comer sano y sin esfuerzo.

✔️Para adelgazar de forma diferente, SIN CONTAR CALORÍAS.

✔️ Ejercicios divertidos y recetas fáciles para torpes.

✔️Para hacer vida saludable busca una actividad que te motive, caminar, nadar, yoga, baile..

✔️Suscríbete al podcast Mi modo de vida saludable

✔️ORGANIZA TUS COMIDAS SEMANALES, TE AYUDO:

⭐PLANIFICADORES SEMANALES: https://mimododevida.com/landing-planificadores/

Qué son los planificadores semanales?

✔️MIS HERRAMIENTAS FAVORITAS PARA COCINAR EN POCO TIEMPO Y SANO

⭐Vaporera Lekué: https://bit.ly/3f1fXUe

⭐Freidora Cosori sin aceite: https://amzn.to/2JBYWD1

⭐Robot de cocina programable: https://amzn.to/3yOd80Y

⭐Robot de cocina Mycook de Taurus: https://bit.ly/3whMScZ

⭐Olla express WMF: https://amzn.to/2IwNIj0

⭐Cocedor de huevos eléctrico: https://bit.ly/3fBvrxE

⭐Picadora manual: https://amzn.to/3dOGoMx

⭐Sartén para inducción antiadherente: https://bit.ly/2QxYauF

✔️MI MATERIAL DE ENTRENAMIENTO PARA CASA

⭐Discos de deslizamiento de refuerzo muscular: https://bit.ly/3v2Aa1I

⭐Juego de mancuernas + pesas rusas + barra de fuerza: https://amzn.to/3vgbHWr

Publicado el

¿Por qué no funcionan las dietas milagro?

Fraude de las dietas milagro

Dietas milagro, un engaño sobre todo si pretende vender productos mágicos

En el capítulo de hoy te cuento por qué las dietas milagro no funcionan y cómo adelgazar sin dieta.

¿Por qué a pesar de estar siempre a dieta no consigo mantenerme delgado? ¿Qué he de hacer para no ganar kilos? Fraude de las dietas milagro.

Esta es la historia de siempre, empiezas una dieta adelgazar unos kilos, te pones contento aguantas durante un tiempo y después ¿qué pasa?.

Dejas la dieta, recuperas los kilos perdidos incluso un poco más.

Y todo es debido a que comemos mal.

En este capítulo voy a contarte en qué debes basar tu alimentación para mejorar la calidad nutritiva y no tener que estar pendiente de dietas para adelgazar.

Es un artículo que he leído en Alimente, en el apartado de nutrición y me pareció muy interesante porque este fenómeno del efecto rebote le pasa a muchísima gente y creo que saber esto puede ayudar.

Si quieres que te ayude a ti a seleccionar tus menús comidas y cenas y el ejercicio diario dirigido con vídeos para hacer en casa, no tienes más que apuntarte al boletín de noticias de mImododevida.com

Te avisaré cuando lance los planificadores semanales en los que te iré contando en las comidas que yo hago semanalmente para que tengas una guía sin complicarte la vida. Planificadores elaborados con recetas súper sencillas con alimentos que encuentras en cualquier supermercado, unos menús para toda la familia saludables y sin perder el tiempo el tiempo en la cocina.

Consigue el primer planificador de Mi modo de vida saludable.

Qué son los planificadores semanales?
Publicado el Deja un comentario

Qué es el kéfir de leche

Cómo hacer kéfir

Basándome en la definición de la wikipedia, te voy contando mi experiencia personal con el kéfir de leche.

¿Sabes qué es el kefir de leche?

Te cuento en este episodio qué es el kefir de leche, y todo lo que yo sé de él después de tres años consumiéndolo.

¿Es bueno tomar kéfir de leche?

Te cuento en este audio todos los beneficios que a mí me aporta el kéfir de leche.

¿Cómo se prepara el kéfir de leche?

Verás en el podcast cómo preparo yo de forma sencilla y con pocos utensilios el kéfir de leche para cuatro días.

Es un cultivo de kéfir gracias a los nódulos de kéfir que llevo preparando y regenerando desde hace años.

¿Es saludable tomar kéfir de leche? ¿Para qué sirve tomar kéfir de leche?

Te cuento lo que me llevó a probar el kéfir de leche y la mejoría que experimenté.

¿En dónde se compra el kéfir de leche?

Puedes buscar a alguien que te lo regale o comprarlo por internet, pero te dejo el enlace de la web en donde compré yo mis perlas de kéfir de leche.

Contactar para preguntas sobre el kéfir de leche

No duces en en hacer cualquier consulta sobre este tema del kéfir de leche, o comentar.

Estaré encantada de ayudarte.

Comprar kéfir de leche on line y descarga gratis de recetas para preparar el kéfir

Otros tipos de kéfir que pueden ayudar a tu salud

Otras entradas sobre el kéfir de leche que te van a interesar

Cómo hacer kéfir

Qué es el kéfir de leche

El kéfir de leche es un alimento probiótico, que mejora nuestra salud reforzando el sistema inmunológico. Hoy te cuento cómo se prepara, a qué sabe …
Leer más
Publicado el

Los 4 trucos para adelgazar sin darse cuenta al alcance de todo el mundo

4 trucos para adelgazar sin dieta

Consejos para incorporar a la hora de comer y que harán que adelgaces sin darte cuenta

Este artículo es la lectura de un artículo original de Alma, corazón y vida.

Come despacio

Come despacio, disfruta el momento

Uno de los factores más repetidos por los médicos y nutricionistas: comer despacio. Algo que está al alcance de cualquiera y que, sin darte cuenta, puede ayudarte a perder peso. El objetivo es comer más despacio en los primeros 15 minutos que estemos sentados a la mesa, ya que ese es el tiempo que necesita el cuerpo para alertar de que está lleno y que el cerebro pueda responder con mensajes para que dejemos de comer.

Comer despacio ayuda a que el cerebro reciba antes la señal de saciedad desde el estómago. Nuestro cuerpo es una máquina compleja y puede llevar tiempo que las señales que envían las hormonas mecánicamente lleguen al cerebro desde el estómago y nos digan que estamos llenos.

Comer demasiado rápido no solo significa que seguimos comiendo antes de que nuestro cerebro comprenda que estamos llenos, sino que también provoca mayores fluctuaciones en los niveles de glucosa en sangre, lo que puede provocar resistencia a la insulina.

Algunos trucos que pueden ayudarnos a reducir la velocidad a la que comemos habitualmente, una forma de dar tiempo al cerebro a entender que estamos llenos y, por tanto, a comer menos y de esa manera, estaremos trabajando para perder peso de una manera sencilla y sin apenas esfuerzo mental.

No prestar atención a lo que comemos es un problema para perder peso.

Disfruta de la comida. La comida está pensada para saborearla todo lo posible y, por eso, recomienda masticar cada bocado un mínimo de 30 veces. De esa manera se extraen todos los sabores pero, además, se ha confirmado que las personas que mastican más reducen el consumo de alimentos una media del 15 por ciento.

Reposa los cubiertos en cada bocado y mastica 30 veces

Este truco es muy útil, sobre todo para aquellas personas que comen muy deprisa. Consiste en colocar los cubiertos sobre el plato de una determinada manera después de cada bocado, cada cual puede elegir cómo hacerlo. De esa manera, tienes algo que hacer entre bocados y te centrarás en otra cosa, y no solamente en comer lo que está en el plato.

Habla más, y come menos

El tercero de estos consejos para adelgazar comiendo despacio es hablar más. Parece de Perogrullo, pero si se habla, no se come. Este truco como uno de los más sencillos de llevar a cabo: trata de sacar algún tema de conversación que alargue la velada y, de esa forma, tardarás más en comer.

Comer en compañía y con buena conversación te ayudará a adelgazar

No tengas sed, hidrátate todo el tiempo y bebe agua sin ganas

Hidratación

También es muy importante estar bien hidratados, por lo que hay que beber mucha agua cada día. El cerebro confunde en muchas ocasiones el hambre con la sed, por lo que beber agua es muy interesante en cualquier proceso de adelgazamiento. No solo hay que hacerlo durante todo el día, sino también entre platos… y entre bocado y bocado, ya que nos ayudará a estar saciados antes.

Beber agua es muy interesante porque el hambre se confunde en muchas ocasiones con la sed.

Formas interesantes para incorporar agua en tu dieta es preparando vasos atractivos de agua, o agua con gas con limón y hielo o variadas infusiones en invierno.

Si quieres que te ayude a ti a seleccionar tus menús comidas y cenas y el ejercicio diario dirigido con vídeos para hacer en casa, no tienes más que apuntarte al boletín de noticias de mImododevida.com

Te avisaré cuando lance los planificadores semanales en los que te iré contando en las comidas que yo hago semanalmente para que tengas una guía sin complicarte la vida. Planificadores elaborados con recetas súper sencillas con alimentos que encuentras en cualquier supermercado, unos menús para toda la familia saludables y sin perder el tiempo el tiempo en la cocina.

Consigue el primer planificador gratis de Mi modo de vida saludable

Qué son los planificadores semanales?
No engordar a los 50 - menopausia y kg

Algunas recetas saludables, fáciles de preparar que te pueden interesar

1 2 3 4 5 6 7
Publicado el

La comida debe hacerte saludable

Comer sano Whole 30

Resumen del capítulo de hoy en el que conocemos mejor a los autores del libro «It starts with food«

En este capítulo del podcast nos cuentan los autores del libro cómo empezaron a pensar que determinados alimentos podían perjudicar la salud.

Cómo decidieron eliminar ciertos alimentos durante un periodo de 30 días y las mejorías que experimentaron.

Poco a poco, vamos descubriendo la personalidad de cada uno, Melissa confiesa una relación con la comida de altibajos, y Dallas nos cuenta cómo el dolor de su hombro fue un detonante para medidas drásticas en su alimentación.

Los autores experimentan primero en ellos mismos lo que supone la eliminación de ciertos alimentos, sufren la restricción y poco a poco observan las mejorías.

Llegado a este punto, aparece la necesidad de compartir con el mundo el gran descubrimiento y darle un nombre.

El programa de eliminación de ciertos alimentos, empieza llamándose whole9life y que evoluciona hasta el actual Whole30. A partir de este, surge una comunidad con necesidad de compartir asombrosas experiencias, testimonios y recetas.

Empieza tu propia revolución y mejora tu relación con la comida

Si estás interesado en mejorar tu relación con la comida, te invito a que te suscribas a mi blog porque yo quiero compartir mi experiencia con el programa Whole30 que me ayudó a mejorar mi relación con la comida y a desarrollar unos planificadores semanales para compartir con todas aquellas personas que quieran ser libres y no ser dependientes de la adicción a la comida.

Consigue el primer planificador de Mi modo de vida saludable.

En el capítulo de hoy Melisa y Dalas, los autores del libro It starts with food, nos cuentan su historia y lo que les ha llevado a crear la Whole30

Capítulo1 It starts with food

NUESTRAS HISTORIAS

Nuestra historia comienza en 2006, cuando Dallas (un fisioterapeuta con licencia) estaba leyendo una investigación relevante para la artritis reumatoide de su hermana Amber. En las propias palabras de Dallas:

Siempre me han gustado las ciencias de la vida y, por extraño que parezca, en realidad pienso en los estudios científicos como «lectura placentera». Por lo tanto, no fue inusual para mí leer un artículo en el British Journal of Nutrition sobre factores dietéticos que eran de especial relevancia para las personas con artritis reumatoide (AR). Traté de mantenerme al día con las investigaciones actuales sobre la AR de mi hermana, pero durante ese mismo período de tiempo, había estado luchando con un caso persistente de tendinitis. Mi hombro me había estado molestando durante casi dieciocho meses, en parte porque jugaba voleibol competitivo y no lo había dejado descansar lo suficiente para sanar por completo después de una lesión menor. Después de jugar en USAV Nationals, juré que dejaría que mi hombro sanara. Y lo dejé descansar, pero no mejoró.

Como fisioterapeuta con un interés especial en el atletismo, sabía un par de cosas sobre cómo facilitar la curación del tejido conectivo. Consulté con otros terapeutas y dos ortopedistas y terminé obteniendo una serie de resonancias magnéticas que no revelaron ningún daño estructural en mi hombro. Algo estaba promoviendo la inflamación continua en los tejidos conectivos de mi hombro, pero no sabía qué.

El artículo de investigación que estaba leyendo describía una teoría sobre cómo ciertas proteínas de la dieta (en este caso, las de las legumbres) pueden exacerbar la artritis reumatoide al estimular el sistema inmunológico a una sobreactividad. Sabía por mi entrenamiento en fisiología que la actividad inmune anormal era la causa principal de la inflamación crónica, por lo que la idea de que algo que estaba comiendo podría estar contribuyendo a la inflamación en mi hombro me llamó la atención. Decidí leer más investigaciones del autor principal de ese artículo, el Dr. Loren Cordain.

En este momento de mi vida, comía una dieta omnívora basada en plantas: pequeñas cantidades de carne y huevos y muchos granos, legumbres, verduras, frutas y nueces. Pensé: «Si algo que estoy comiendo podría estar causando inflamación en mi hombro, ¿por qué no evito esa comida por un tiempo y veo qué pasa?» Así que lo hice. Corté todas las legumbres y cereales, y seis semanas después mi dolor de hombro desapareció; dieciocho meses de dolor y funcionalidad limitada desaparecieron en seis semanas. ¡Eso llamó mi atención! (Seis años después, no he tenido una sola punzada en el hombro).

Estaba ansioso por aprender más sobre cómo la dieta afectaba las afecciones inflamatorias como la AR y la tendinitis. Leí el libro del Dr. Cordain The Paleo Diet y todo lo que pude encontrar sobre el tema de la inflamación crónica inducida por los alimentos. Pude compartir lo que había aprendido con pacientes, amigos, familiares y Melissa. Mi hermana finalmente adoptó nuestras pautas dietéticas y casi todos los síntomas de la artritis reumatoide han desaparecido.

SIN CONTAR CALORÍAS NI MEDIR PORCIONES. WHOLE 30

Entonces, ¿cómo nos llevó esta experiencia a crear nuestro programa Whole30? Avance rápido hasta abril de 2009 cuando, en las propias palabras de Melissa:

El hombro de Dallas seguía sin dolor, y ambos comíamos bastante bien, pero un horario de entrenamiento agresivo, la falta de sueño y algo de estrés grave (trabajar en trabajos de tiempo completo mientras manejaba una fuerza de rápido crecimiento y una instalación de acondicionamiento) tenían ambos de nosotros sintiéndonos un poco agotados. Mientras almorzaba después de una sesión de levantamiento olímpica particularmente agotadora, me pregunté en voz alta si limpiar aún más nuestras dietas haría una diferencia en cómo nos sentíamos.

Recordando algo que habíamos escuchado en un seminario de Robb Wolf (necesitas al menos treinta días de dedicación para marcar una diferencia real) Dallas propuso que adoptemos una dieta Paleo 100% limpia, sin trampas ni deslices durante los próximos treinta días.

Empezamos a definir nuestras «reglas» y cuando teníamos un plan esbozado, pregunté cuándo deberíamos empezar. Dallas (con una mirada diabólica en sus ojos) propuso que empezáramos de inmediato. Ahora. Como ahora mismo.

Miré con nostalgia mis Thin Mints, suspiré y acepté su desafío.

Durante esos treinta días, pasé por muchos altibajos. Fue fácil. Fue imposible. Estaba cansado. Tenía una energía ilimitada. Di vueltas y vueltas. Dormí como un bebé. Pero a la tercera semana, algo cambió. Fue tan dramático como accionar un interruptor, y mi vida nunca volvería a ser la misma.

Mis niveles de energía se dispararon y se estabilizaron. Me sentí tan alegre a las 6 a.m. como al mediodía como a las 6 p.m. Empecé a perder grasa corporal sin siquiera intentarlo. Mi rendimiento en el gimnasio, que se había estancado, de repente comenzó a mejorar nuevamente. Me estaba quedando dormido más fácilmente, me quedaba dormido más tiempo y me despertaba sin despertador. A medida que pasaban los días, me di cuenta de lo mal que me había sentido, en comparación con lo limpio, fresco e increíble que me sentía ahora.

Pero lo más notable fue cómo esta aventura de treinta días cambió por completo mi relación con la comida y el comer.

Siempre había tenido una relación poco saludable con la comida. La comida era mi mejor amiga y mi peor enemiga. Fue castigo o recompensa, control o impotencia. Pasé por etapas de dieta extrema y ejercicio extremo. Pero después de solo treinta días con este nuevo plan, mi relación con la comida fue diferente. Por primera vez en mi vida, la comida me hizo sentir bien. (Y no solo el “bueno” rápido y sucio que viene con los primeros bocados de helado, seguido de un día completo de culpa, vergüenza y ansiedad. Bien sano. Bien duradero. Bien bien).

Mis antojos de azúcar desaparecieron. La necesidad de comer comida chatarra cuando estaba molesto, aburrido, enojado o frustrado simplemente … desapareció. Mi piel era clara, mi cabello brillante, mi estómago más plano y la gente decía que estaba «radiante». Tenía más energía, sonreía más, era más amigable con los compañeros de trabajo. De repente, me sentí indescriptiblemente feliz.

La notable conclusión que tuve fue que, después de todas mis complicadas iniciativas de superación personal de varios pasos, todo lo que tenía que hacer era cambiar la comida que ponía en mi plato. Durante treinta días, no comí más que alimentos que me hicieran más saludable, tanto como quisiera, sin contar calorías ni medir porciones. Y esos treinta días cambiaron mi vida de una manera muy real y muy positiva.

Hasta el día de hoy, he podido mantener una relación sana y satisfactoria con la comida, la alimentación y mi cuerpo… todo porque, durante esos treinta días, cambié lo que ponía en mi plato.

De estas revelaciones nació Whole30.

La experiencia de Dallas con sus treinta días no fue menos reveladora, y aunque no tuvo los mismos problemas emocionales con la comida, este experimento sacó a la luz el impacto de eliminar todos los alimentos y bebidas potencialmente dañinos de su dieta durante un período de tiempo. Periodo de tiempo extendido.

Decidimos compartir nuestra experiencia con los lectores de nuestro blog en julio de 2009. Llamamos a la publicación «Cambie su vida en 30 días» y describimos las reglas completas del programa que habíamos seguido en abril. Invitamos a nuestros lectores a participar y les pedimos que nos hicieran saber si estaban a bordo.

No teníamos idea de cuántas personas aceptarían este desafío.

Durante esa primera iteración, varios cientos de personas trabajaron a través de nuestro programa e informaron sus resultados. Nos emocionó saber que la mayoría experimentó el mismo tipo de “milagros” que nosotros: pérdida de peso sin esfuerzo, mejor sueño, energía constante, mejor estado de ánimo y mayor rendimiento deportivo. Muchos informaron la eliminación de los antojos de azúcar y una relación más saludable con la comida, lo que les permitió dejar de lado los postres y dulces que solían encontrar irresistibles. Pero lo que más nos impresionó fue la cantidad de personas que nos dijeron que el programa había mejorado o eliminado por completo sus dolencias físicas. Alergias estacionales, desaparecidas. Asma, ni un solo ataque. Presión arterial: vuelve a la normalidad. Colesterol: mejorado en un grado asombroso. Acidez estomacal, vencida. Tendinitis obstinada, curada. (¡Está bien, ese no nos sorprendió!)

Desde ese inicio en julio de 2009, hemos ofrecido gratuitamente nuestro programa Whole30 en nuestro sitio web. El programa se ha difundido de forma viral a través del boca a boca, y durante los últimos tres años, decenas de miles de personas en todo el mundo han completado el programa y han informado que Whole30, de hecho, cambió su vida.

¿CAMBIA LA WHOLE30 TU VIDA?

Es curioso cuántos de nuestros testimonios comienzan con «Cuando me dijiste que Whole30 iba a cambiar mi vida, pensé:» Sí, claro. Lo que sea «. ¡Pero lo hizo totalmente!» Nuestras propias historias fueron bastante impactantes, y tenemos cientos de historias y testimonios de lectores , pero si todavía es escéptico acerca de todo este asunto,  sigue los siguientes capítulos.

Empieza desde ya a mejorar tus hábitos nutricionales

Te invito a conocer mis planificadores de menús saludables.

Artículos relacionados con la Whole 30:

No post found!

Publicado el

Trastorno por atracón, más frecuente de lo que piensas

Atracón nocturno

✅¿Alguna vez te has pegado un atracón? ¿ frecuentemente y después te sientes fatal? No eres el único, el trastorno por atracón es más frecuente de lo que piensas.

Qué es un atracón

El trastorno por atracón se caracteriza por episodios de ingesta compulsiva de forma recurrente.
En cada episodio, el individuo ingiere una cantidad de comida muy superior a la que la mayoría de la población comería en el mismo tiempo y después experimenta un sentimiento de culpa.

No responde a una sensación de hambre, sino a situaciones de ansiedad, malestar e inestabilidad emocional. Además, se produce en soledad y, principalmente, por la tarde-noche.

Otro aspecto relevante es que, a diferencia de quienes padecen bulimia, los afectados por trastorno por atracón no hacen nada para compensar esa sobreingesta (ni inducción del vómito, ni purgantes, ni ejercicio intenso), por eso, suele llevar a un aumento de peso que, finalmente, desemboca en una obesidad importante”.

Quiénes son víctimas del trastorno por atracón

Se trata de personas que hacen dietas a veces porque tienen sobrepeso pero otras veces solo por estética.

Las dietas se mantienen durante unos días seguidos pero llega un momento que el individuo necesita un respiro y empieza a comer cosas no permitidas en la dieta y de manera exagerada, incluso hasta sentirse mal de comer tanto.

Una dieta que empieza como algo inocente puede acarrear muchos problemas  y si no está controlada puede  acabar generando un problema de nuestra conducta alimenticia.

La abundante ingesta de comida puede tener diversos motivos pero la mayoría de las veces está sujeta a conflictos y emociones.

Es fundamental diferenciar este trastorno de la obesidad o el sobrepeso, ya que su tratamiento deberá ser muy distinto.

El trastorno por atracón es un trastorno que puede llegar a ser muy invalidante y que puede requerir de un ingreso hospitalario para realizar una buena evaluación y controlar adecuadamente la conducta alimentaria.

Os cuenta mi experiencia personal con la relación con la comida

He oído de gente que tuvo que abandonar los estudios porque era incapaz de estudiar después de los atracones. La obsesión por comer le impulsaba a comprar comida compulsiva para atiborrarse hasta quedar tirado en la cama sin poder moverse, y lo peor es que la comida era como una droga y no podía evitar tener estos ataques.

También conocí a gente que padecía de atracones nocturnos, el atracón nocturno es muy habitual, la persona es capaz de controlar lo que come durante el día pero por la noche, cuando nadie la ve asalta la cocina y se pone a comer compulsivamente.

Lo mejor que hay que hacer en estos casos si es que sufres de atracones nocturnos es ir a un profesional médico y empezar a mejorar la relación con la comida.

Personalmente, siempre me gustó mucho comer, y muchas veces llegué a comer de más y llegué a sentirme «a reventar«.

Por suerte, con los años fui aprendiendo a mejorar mi relación con la comida y fue a base de darme cuenta de que no me gustaba sentirme así de llena después de comer, mi mejoría llegó cuando me di cuenta de que tenía adicción por el azúcar y el pan, por los hidratos de carbono simples en general y fué cuando decidí dejar de comer estos alimentos poco nutritivos cuando experimenté un cambio increíble hacia una vida más tranquila ya que los hidratos simples lo único que hacían era impulsarme a comer de más.

Sigo comiendo mucho, soy de mucha comida, pero como por hambre, por necesidad y dejo de comer cuando estoy satisfecha. He aprendido a comer y parte de mi éxito se lo debo al programa de nutrición Whole 30 y otra parte a mis planificadores de menús saludables que me organizan las comidas de toda la semana y me evitan estar pensando todo el tiempo en comida.

Mi mejor ayuda para aprender a comer de forma saludable, equilibrada y en la cantidad correcta

Ahora como dos veces al día, cocino dos veces al día también, busco alimentos equilibrados y naturales, y como hasta dejar de tener hambre sin remordimiento si necesito comer dos o tres filetes, sé que mi cerebro no me manda señales engañosas, sé que como lo que mi organismo necesita.

No os podéis imaginar cómo ha cambiado mi vida, me siento con mucha más energía, me levanto todos los días con ganas de hacer muchas cosas, y los momentos familiares de comidas y cenas me resultan muy agradables.

Gracias a la buena alimentación duermo mucho mejor, mi piel y mi pelo se ve más fuerte y mi sistema inmunitario funciona correctamente.

Gracias a mi dieta equilibrada basada en comida real me siento mejor que nunca y tengo la necesidad de compartir con todo el mundo lo que ha mi me ha funcionado porque el método es realmente sencillo y no entiendo por qué tanta gente come mal y por qué los gobiernos no educan desde los colegios a los jóvenes hacia una alimentación más saludable, aunque solo fuese por un motivo económico, si la gente comiese bien se evitarían muchos gastos sanitarios.

Tengo la obligación de compartir todo lo que he aprendido para mejorar mi relación de la comida y por eso este blog y por eso me he tomado el trabajo de elaborar los planificadores, para evitar a mucha gente con trastornos alimentarios estar sufriendo en silencio.

Ponte en contacto conmigo si quieres saber cómo hice yo para aprender a comer de forma saludable.

Incidencia de los atracones

No existen estudios amplios específicos sobre la incidencia y prevalencia de este trastorno en España. Podría afectar a aproximadamente un 3 por ciento de la población. Se calcula que la suma de pacientes con bulimia y con trastorno por atracón podría ascender al 4 por ciento de la población.
En cuanto al perfil de los afectados, se da más en mujeres (solo el 20-30 por ciento son hombres) y en una franja de edad superior a la de quienes padecen anorexia o bulimia. La edad más frecuente de aparición se ubica entre los 23,3 y los 25,4 años.

Causas de los atracones

Al igual que en otros trastornos de la conducta alimentaria, las causas del trastorno por atracón son mutifactoriales.
Se  han descrito alteraciones neurobiológicas relacionadas con una mayor vulnerabilidad. Por lo tanto, se puede afirmar que existe una biología que puede determinar este trastorno, parece haber un patrón familiar que sugeriría la influencia de factores genéticos.
Pero existen otras posibles causas y no siempre se puede determinar cuál es más importante. Cabe destacar las psicológicascomo la falta de autoestima, la ansiedad, las dificultades en las relaciones interpersonales, problemas para afrontar el estrés…
Asimismo, en muchos casos se puede hablar de causas familiares. Aquí destacan los abusos sufridos en la infancia, pero también los conflictos mantenidos en la familia.
Finalmente, no son desdeñables las causas sociales, plasmadas en la presión cultural que existe alrededor de la delgadez, no obstante esa presión social sería menos significativa en el trastorno por atracón que en la anorexia o la bulimia.

Síntomas para identificar si tienes un problema de trastorno alimenticio por atracón

Un episodio de atracón se caracteriza por los siguientes elementos:

  • Ingestión en un periodo determinado de una cantidad de alimentos claramente superior a la que la mayoría de las personas ingerirían en un periodo similar en circunstancias parecidas.
     
  • Sensación de falta de control sobre lo que se ingiere durante el episodio.
     

Los episodios de atracones se asocian a tres (o más) de los siguientes hechos:

  • Comer mucho más rápidamente de lo normal.
     
  • Comer hasta sentirse desagradablemente lleno.
     
  • Comer grandes cantidades de alimentos cuando no se siente hambre.
     
  • Comer solo, debido a la vergüenza que se siente por la cantidad que se ingiere.
     
  • Sentirse luego a disgusto con uno mismo, deprimido o muy avergonzado.

Además, quienes padecen el trastorno experimentan un malestar intenso respecto a los atracones.
Finalmente, un factor definitorio de este trastorno es que no se asocia a la presencia recurrente de un comportamiento compensatorio (vómitos, purgantes, etc.).

Prevención del atracón

La prevención del trastorno por atracón debe apoyarse en los siguientes aspectos:

  • Alertar de las dietas y las conductas no saludables para el control del peso. Dejar claro que para adelgazar no hay que dejar de comer.
     
  • Promover una imagen corporal positiva.
     
  • Evitar el maltrato asociado al peso en el ámbito escolar.
     
  • Fomentar la educación emocional desde la infancia.
     
  • Inculcar a los niños la importancia de una alimentación saludable.

Diagnóstico del trastorno alimenticio por atracón

Para poder realizar el diagnóstico de este trastorno psiquiátrico, los atracones tienen que producirse al menos una vez a la semana durante tres meses.

Muchos afectados acuden en primera instancia al endocrino para tratar su obesidad y es este especialista el que detecta el trastorno y los deriva al psiquiatra. En otros casos, como ya hay una cierta concienciación y se conoce más el trastorno, acuden directamente al psiquiatra.

Otros datos

Esta patología se asocia con mucha frecuencia con otros trastornos de ansiedad o depresivos.

Además, al igual que en otros trastornos alimentarios, hay afectados que consumen determinadas sustancias (cafeína, tabaco, estimulantes…) por diferentes razones: para facilitar el control del apetito y el peso, contrarrestar la sensación de falta de energía, como reguladores emocionales…. Sin embargo, en muchos casos su uso podría ser poco específico y estaría determinado por las dificultades de control de impulsos.

Los alimentos que se ingieren durante los atracones son aquellos que producen una mayor gratificación: hidratos de carbono, dulces y productos ricos en grasas. En este sentido, cabe destacar que el problema se asocia en muchos casos a la adicción a la comida, que está presente en siete de cada 10 casos de trastorno por atracón.

El Trastorno por Atracón se caracteriza por la presencia del atracón como manifestación principal pero, a diferencia de la bulimia, no hay conductas compensatorias.

Los planificadores de menús saludables de Mi modo de vida

Si necesitas ayuda para organizar tus entrenamientos y tu alimentación, y para organizar tus comidas y hábitos, te recomiendo que visites la página de los planificadores de menús saludables, porque comparto en ellos mis platos basados en comida real y un montón de vídeos para que puedas hacer ejercicio en casa.

Si tu has sufrido o sufres del trastorno por atracón lo mejor que puedes hacer es acudir a un especialista, comer de forma organizada y hacer ejercicio.

Únete al club y estructura tu alimentación.

Los menús que comparto están basados en las recetas sencillas que preparo yo todos los días para mí y mi familia, planificadas para toda la semana y en cada planificador un enlace diario para hacer el ejercicio que yo hago en casa gracias a todo el contenido que hay en youtube.

Visita más información sobre los planificadores haciendo click en la imagen:

⭐Apúntate a los planificadores semanales y consigue:

✔️Un planificador de comidas saludables semanal

✔️Un plan de ejercicio diario en el que vas a poder hacer en casa ejercicio con clases dirigidas sin perder el tiempo en seleccionar los vídeos

Qué son los planificadores semanales?
Publicado el

¿Cómo ser delgado? Todo comienza con la comida y tu nutrición

LA COMIDA DEBE HACERTE SALUDABLE Whole30

No hay comida neutral; cada cosa que te llevas a la boca te hace más o menos saludable.

Gracias a la Whole30 he aprendido a descubrir por mí misma, de una vez por todas, si los alimentos que estoy comiendo me hacen más saludable o menos saludable. Y eso, vale más que cualquier descubrimiento científico sobre el que hayas leído, porque no ha habido hasta ahora ni un solo experimento científico que me incluyese a mí como sujeto.

He aprendido además a través de este programa Whole30 por qué debo comer de esta manera,  voy a comer siempre de esta manera, porque ya sé cómo comer saludable para el resto de mi vida.

He aprendido a liberarme de los antojos poco saludables, restaurar el mecanismo natural del hambre de mi cuerpo, comer hasta saciarte mientras sigo perdiendo peso.

Ahora tengo un nuevo estilo de vida que se quedará para siempre.

Quiero compartir contigo lo que yo he aprendido porque me gustaría que todo el mundo se sintiese tan bien como yo me siento.

Te quiero ayudar con mis planificadores de menús semanales y saludables, en los que te muestro cómo puedes comer todos los días platos sanos y que regularán tu apetito y ansiedad, y con los que conseguirás abandonar la dependencia de la comida.

Puedes ver aquí qué son los planificadores de menús para adelgazar sin dieta

Qué son los planificadores semanales?

Te podría decir, simplemente come los alimentos que te hagan más saludable. ¿Fácil?

Bueno, tú y yo sabemos que no lo es.

Hacer buenas elecciones de alimentos no se trata solo de saber qué es saludable.  Si ese fuera el caso, simplemente le daríamos una copia de mi lista de compras y nos despedíamos en este momento, ¡sería el libro más corto de todos!. 

No, la forma en que elegimos los alimentos que comemos es mucho más complicada y matizada que eso.

La comida es muy emocional, en formas que van mucho más allá de su conciencia.

La comida es furtiva y te afecta de maneras sutiles que nunca conectarías con tu dieta.

Y por definición, el panorama gastronómico moderno de hoy es enormemente confuso.

Entonces, en realidad no es tan fácil.

Yo intentaré ponerlo fácil porque después de mucho luchar, yo lo he logrado.

Compartiré mis opiniones sobre la comida. En este blog tienes un montón de entradas con ideas para comer mejor, con artículos sobre alimentos buenos y malos, trucos para tener voluntad cuando falta, inspiración para hacer ejercicio divertido y variado y muchas, muchas ideas basadas en experiencias personales. 

¿Qué vas a conseguir con los planificadores de menús de mi modo de vida?

¿Sabías que después de seguir durante 3 meses los menús de los planificadores semanales, te sentirás renovado, libre de la comida, sano, con fuerza y mucho más feliz?

✅ No tendrás que preguntarte si los alimentos que consumes son saludables.  Podrás tomar decisiones alimentarias con conocimiento de causa durante el resto de tu vida. 

✅ Perderás peso durante el proceso de adaptación prácticamente sin darte cuenta.

✅ Y sabrás cómo disfrutar de las golosinas, los dulces y otros alimentos «menos saludables» de una manera que siempre te llevarán hacia una mejor salud, estado físico y calidad de vida.

Suena bastante asombroso, ¿no? Si yo lo he conseguido, tú también puedes.

Todo Comienza con la comida.

Un poco más sobre la Whole 30, este programa que mejora nuestra relación con los alimentos

No post found!